No “Vendrá” sin que venga la apostasía y el Anticristo (Aclaración)

Alguna vez te han dicho “¿Cristo no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado?” El día de hoy quiero compartirte un análisis sobre este verso bíblico, puesto que llevo varios años analizando que es lo que pasa con esta cita bíblica, que a muchos les ha perturbado un poco, pero te diré que todo depende de quién interprete estas palabras en favor de sus posturas doctrinales o creencias, pero hoy veamos a la luz de las escrituras bíblicas a lo que Pablo se refiere.

No vendra

“Primero la Apostasía y luego viene el hombre de pecado”.

La razón por la que quiero hacer esta aclaración con mucho amor y respeto, es porque muchos hermanos y algunos grupos sectarios se aferran de este verso bíblico para refutar la venida de Cristo “sorpresiva”, algunos hermanos creen que Cristo no vendrá “repentinamente”, y están muy confiados esperando que primero se manifieste “el hombre de pecado”, a quien claramente la Biblia define cómo “el anticristo o el inicuo”, llamado también “el hijo de perdición”, para después “partir en el arrebatamiento”.

Entonces hay una cita bíblica que es la más utilizada para negar el Arrebatamiento “repentino”, el cual está claramente detallado y contiene una línea de bases sólidas y sobre todo bíblicas, en el video titulado “El Arrebatamiento en la Biblia” – Que es la promesa de Cristo, que por cierto te recomiendo que lo veas en nuestro canal de La Última Generación para no perderte la línea de estudios futuros sobre otros temas que quizás te puedan ser de bendición.

¿Cristo no vendrá sin que antes venga la apostasía y el Anticristo?

Esta es la interrogante que muchos han tenido en la actualidad, y han utilizado estos versos bíblicos para negar un Arrebatamiento “sorpresivo y repentino”, tal cómo nos enseña la Biblia que será el Arrebatamiento, y vamos a comenzar a ver la primera parte del verso que Pablo nos ofrece:

Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. 2 Tesalonicenses 2:1-2 RV60

En esta porción de la Palabra de Dios, nosotros vemos que Pablo hace esta puntualización a quienes enseñaba y predicaba sobre el Arrebatamiento, y la razón por la que Pablo hace esto, es porque en ese tiempo, muchos de los que eran perseguidos por la causa de Cristo, estaban muriendo, y algunos al ver que el imperio romano dominaba en esos años, pensaron que “Aquel día o el día del Señor” ya había dado comienzo, y por tal razón Pablo les invita diciendo; “No os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar”.

De hecho la historia nos narra que Pablo abandonó Tesalónica, porque había sido acusado de “revolucionario”, para quienes conocemos la historia del imperio romano, sabemos que introducir al Dios bíblico era interrumpir “el avance del imperio romano”, y esto podía ser motivo de muerte o persecución, puesto que ellos lo tomaban como “una rebelión o amenaza” hacia los emperadores que gobernaban las regiones, quienes practicaban algún tipo de religión siempre eran supervisados para que no causaran algún tipo de problema a los emperadores romanos, o simplemente les era negado este derecho.

La razón por la que Pablo escribe esta carta a la joven iglesia de Tesalónica es porque ellos habían malinterpretado el mensaje de Pablo respecto a la Venida de Cristo, y es porque en ese tiempo algunos se habían levantado anunciando que “el día del Señor”, que es conocido también cómo “Aquel día o La Gran Tribulación”, ya había dado comienzo, y muchos hermanos de Tesalónica que anteriormente habían recibido el mensaje del Arrebatamiento en la primera carta a Tesalonicenses, entraron en confusión, puesto que muchos de ellos estaban muriendo y el Señor no aparecía para librarles de esa persecución que estaban sufriendo, es entonces que algunos pensaron que “el día del Señor o la Gran Tribulación ya había dado comienzo” y no habían sido librados “de aquel día”, tal como Pablo les había enseñado anteriormente.

Por esa razón es que Pablo les ruega a los hermanos y les exhortaba a mantenerse firmes respecto al mensaje de nuestra reunión con Cristo en las nubes, instándoles a no dejarse mover “ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta”, es decir, Pablo les invita a que permanezcan firmes esperanzados en la Venida de Cristo, a pesar de las persecuciones que ya estaban sufriendo, y que no creyeran respecto a que “el día del Señor” ya estaba siendo ejecutado.

Esta es una de las principales causas por las que Pablo escribió esto en su momento para hacer ciertas aclaraciones a la iglesia en Tesalónica, tal como está sucediendo hoy en día, tenemos que volver a los tiempos de Pablo, para aclararle a la iglesia que no se dejen mover fácilmente de su modo de pensar, respecto a la doctrina aprendida concerniente al Arrebatamiento de la iglesia de Cristo.

En 2 Tesalonicenses 1, al leerlo detenidamente te darás cuenta que se habla de las tribulaciones que ya estaba viviendo la iglesia de Tesalónica, pero hay un error de interpretación bíblica actualmente, y el error consiste en lo siguiente.

Nadie os engañe en ninguna manera; porque “no vendrá” sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 2 Tesalonicenses 2:3-4 RV60

He puesto entre comillas la palabra “no vendrá”, para pasar a explicar lo que está ocurriendo con esta interpretación bíblica, y que algunos han mal comprendido, exactamente como lo hizo la iglesia de Tesalónica.

¿A qué se refiere la Biblia cuando dice “No vendrá”?

Si tomamos la interpretación que muchos le han dado a este verso bíblico, en teoría, “Cristo ‘no vendrá’ hasta que aparezca el Anticristo”, puesto que sabemos que este ser blasfemo se sentará en el templo de Dios, que será el tercer templo judío, que por cierto ya están listos los planos para construir el Tercer Templo.

Pero para tranquilidad de quienes esperamos el Arrebatamiento de la iglesia, Pablo en esta carta, hace la aclaración exclusiva del “día del Señor”, refiriéndose a que ese día no será manifestado completamente, sin que antes venga la apostasía y sea manifestado el hombre de pecado. Es decir, Pablo les dice a sus hermanos que “el día grande y espantoso del Señor (Joel 2:31)” aún no había dado comienzo.

Esto quiere decir que cuando Pablo utiliza la palabra “No vendrá”, en ninguna manera se está refiriendo a la aparición gloriosa de Cristo por su pueblo mediante nuestra “reunión con él en las nubes”, y por esa razón al principio Pablo comienza por aclarar algunos aspectos sobre nuestra reunión con Cristo en las nubes, algo que ya les había predicado anteriormente en la primera carta a los Tesalonicenses, y ellos habían mal interpretado que “el día del Señor” ya los había sorprendido y no fueron Arrebatados.

La palabra “No vendrá” no se está refiriendo a la venida de Cristo, se refiere a “la Gran Tribulación”, aunque algunos han mal interpretado esta pequeña palabra con “la Venida de Cristo”, y esto les tiene confiados a pasar la gran tribulación en la tierra.

Inclusive algunos se han aventurado a decir, en base a esta escritura bíblica que “la iglesia de Cristo verá al Anticristo”, porque “Cristo no vendrá” sin que antes se manifieste el hombre de pecado quien “se hace pasar por Dios y se sienta en el templo de Dios”.

En esta porción de la Palabra, lo que Pablo le advierte a la iglesia de Tesalónica, es que estos eventos serán claramente manifestados; Pero será inmediatamente después de que la iglesia de Cristo se va de la tierra.

Entonces se manifestará el inicuo y “la gran apostasía”, que es “la gran rebelión en contra de Dios”, y esto traerá consigo el “Día Grande y Espantoso del Señor”, conocido también como “Aquel día” o “el día de Señor”, lo que en este momento estamos viendo, es el comienzo de la gran apostasía, y esta también es definida en el diccionario cómo “la gran rebelión”, significando que el tiempo está cercano, y esta gran rebelión será dirigida por el mismo Anticristo, quien blasfemará el Santo nombre de Dios.

 “No Vendrá” aquel día hasta que pase esto

Recordemos que el primer sello que es abierto, está en Apocalipsis 6:1-2, este sello es la manifestación del caballo blanco, y no es nada más y nada menos que el mismísimo “Anticristo”, recordemos que en un principio, luego de haber partido los arrebatados, este personaje blasfemo tomará el poder y el control mundial para después “proclamarse dios” en Israel, a la mitad de la Gran Tribulación.

Pero hay algo muy importante que debemos de tomar en cuenta, es que los juicios de Dios irán en un orden cronológico tras la partida de la iglesia de Cristo, una vez se abre el primer Sello, “aquel día llegó”; pero la iglesia ya no estaremos en la tierra.

La Biblia nos indica claramente, que la llegada del inicuo o el Anticristo “no será manifestada, porque hay alguien al presente quien le detiene” y ese alguien es “él”, el Espíritu Santo que mora en la Esposa de Cristo. Fijate que Pablo en un principio ya le había explicado todo a la iglesia de Tesalónica, respecto al Arrebatamiento, y la llegada del Anticristo, pero parece que ante la tribulación sufrida Tesalónica había olvidado como se darían los hechos anunciados, y por esa razón Pablo les dice: “Acuérdense que ya esto se los había explicado con claridad anteriormente”:

¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. 2 Tesalonicenses 2:5-6

Amados, el Espíritu Santo sigue operando en la tierra ahora, y mediante el Espíritu de Dios es que el Cuerpo de Cristo tiene el poder para reprender todo espíritu que se levante contra el conocimiento de Dios (2 Corintios 10:4-5), si la iglesia ve al Anticristo, indiscutiblemente sería un choque de poderes terribles, y por esa razón es que el cuerpo de Cristo debe de partir, para que lo acordado en la Biblia respecto al “día del Señor” y la manifestación del Anticristo, pueda tomar su curso normal en la profecía bíblica.

Amada iglesia de Tesalónica moderna, manténgase firme en que la Venida de Cristo en las nubes será previa a la llegada del Anticristo y al “día del Señor”, si bien pueda que suframos un poco más en la tierra, pero ningún Sello puede ser abierto mientras la iglesia esté en la tierra, ninguna tribulación dará comienza, hasta que seamos apartados del medio del mundo.

Veamos otra versión de la Biblia, que clarifica un poco más este verso bíblico, aunque casi no suelo utilizar otras versiones bíblicas, esta vez lo quiero hacer para aclarar este verso bíblico de una forma más adaptada a nuestro lenguaje, y que considero que esta versión de la Biblia se apega a lo que en realidad se debe de interpretar en la porción de 2 Tesalonicenses 2:1 al 3.

Ahora, amados hermanos, aclaremos algunos aspectos sobre la venida de nuestro Señor Jesucristo y como seremos reunidos para encontrarnos con él. 2 Tesalonicenses 2:1 NTV

Notemos que en esta porción Pablo hace un punto final, lo que implica que se refiere a que la iglesia de Tesalónica creía que el juicio de Dios ya había comenzado, por la persecución, y “su Salvador no aparecía para salvarlos y llevarlos a esa gloriosa reunión mediante el arrebatamiento”, Pablo quiere dejarles en claro que estas persecuciones, no estaban ligadas al “día grande y espantoso del Señor”, y por tal razón les dice lo siguiente:

No se dejen perturbar ni se alarmen tan fácilmente por los que dicen que el día del Señor ya ha comenzado. No les crean, ni siquiera si afirman haber tenido una visión espiritual, una revelación o haber recibido una carta supuestamente de nosotros. 2 Tesalonicenses 2:2 NTV

Claramente si aplicamos esto a nuestro tiempo, si alguien te dice “el día del Señor conocido también como ‘la gran tribulación’ ya comenzó”, es evidente que no debes de creer si la iglesia sigue aquí, y el problema de la iglesia en tesalonicenses, era que al ver la persecución y que muchos ya estaban muriendo, corrían rumores dentro de los propios hermanos que “el día del Señor” ya había comenzado, no habían dudas que habrían tildado a “Pablo de mentiroso”, porque el Señor no les había librado “de aquel día” o “La gran tribulación”, tal como la Biblia les venía declarando anteriormente.

Y esta es precisamente la razón por la que Pablo se ve obligado a hacer estas aclaraciones inmediatas, para que no perdieran la esperanza gloriosa; Tal como hoy me veo obligado a recordar el contexto de esta porción de la Palabra de Dios.

En palabras más adaptadas a nuestro lenguaje, Pablo les dice a los tesalonicenses: “No les crean si dicen que ‘la gran tribulación ya comenzó’”, e inclusive no debían creer si alguien se levantaba en visión espiritual diciendo: “la gran tribulación ya comenzó y la iglesia se quedó”, esto es exactamente lo que está sucediendo actualmente; además Pablo fue más allá y les advirtió que si alguien se presentaba inclusive “con una carta” que dijese: “Pablo les escribe y les dice que el ‘día del Señor ya comenzó’”, Pablo les dijo que aunque fuese así “no debían de creerles”.

¿Te parece algo extraño que esta porción de la Palabra en este momento también está siendo ejecutada en estos últimos tiempos? Yo he escuchado decir a muchos: “Los sellos ya fueron abiertos”, o “las trompetas del apocalipsis ya están sonando”, además he escuchado decir; “ya estamos en la gran tribulación”, e inclusive he escuchado decir; “Dios me dijo que la iglesia se queda para la gran tribulación”. Y esto mismo estaba sucediendo en la iglesia de Tesalónica, muchos al ver las persecuciones habían sido perturbados respecto al Arrebatamiento.

Amados los Sellos de Apocalipsis 6 aún no son abiertos, y el Anticristo no aparecerá hasta la partida de la iglesia de Cristo, Cristo es quien abre el primer Sello para que aparezca en escena “el caballo blanco (el Anticristo) que vencerá sobre todos los reinos”, no puede Cristo litigar juicio contra su misma Esposa, que somos la iglesia de Cristo comprada por su propia sangre, y no creo que Cristo esté feliz de ajusticiar a su propia sangre, en ninguna manera os dejéis mover de vuestro modo de pensar.

Por esa razón Pablo le advirtió a la iglesia de Tesalónica, e incluso nos advierte a nosotros mismos lo siguiente:

No se dejen engañar por lo que dicen. Pues “aquel día” no vendrá hasta que haya una gran rebelión contra Dios y se dé a conocer el hombre de anarquía, aquel que trae destrucción. 2 Tesalonicenses 2:3

Entonces para concluir, quiero aclarar que este verso se refiere exclusivamente a “la gran tribulación”, conocida también como “Aquel día”, este día llegará cuando el mundo esté viviendo días de libertinaje, cuando el mundo viva “la gran rebelión en contra de Dios, y sea manifestado el hombre que trae destrucción”, en palabras más simples, el Anticristo hará mediante la apertura del primer Sello, que el día “grande y espantoso del Señor” de inicio.

La iglesia ya no presenciaremos esto, sin embargo, actualmente ya estamos viendo como la balanza se está inclinando hacia la gran apostasía global.

Como dato final, quiero aclarar nuevamente que cuando el mundo viva “la gran rebelión en contra de Dios”, conocida también como la apostasía más terrible que el mundo vivirá, y justamente cuando la iglesia de Cristo partimos de esta tierra, es cuando entrará en escena el gobernador mundial llamado el Anticristo.

El mundo en ese momento vivirá un pequeño tiempo de aparente “paz” (1 Tesalonicenses 5:3), tras la noticia de los arrebatados todo quedará en el olvido y el mundo comenzará a vivir una depravación total, muchos dirán “nos libramos de una plaga religiosa” al fin viviremos en “paz”; pero esto traerá consigo “aquel día que caerá como un lazo sobre ellos y no escaparán”, pero nosotros, la gloriosa Esposa de Cristo, ya hemos salido para ese entonces de la tierra tras haber confiado en todas las promesas bíblicas que prometen librarnos del “día del Señor”.

ED

Por lo tanto amados hermanos y hermanas, respecto a nuestra reunión con Cristo en las nubes, les ruego que no se dejen mover de su manera de permanecer en la doctrina bíblica, ni por palabras que Dios no ha hablado, ni por videos o mensajes fundamentados en la visión humana, ni por hombres que utilizan el nombre de Dios en vano. Dejate guiar por el Espíritu Santo, quien es el único que te dirige hacia toda verdad mediante su Palabra. Me despido amados, confiando en que la iglesia de Cristo en estos momentos está velando y esperando la gloriosa Venida de Cristo en las nubes. ¡AMEN!

Categoria: Arrebatamiento

Comentarios (4)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Juan Alberto Galves dice:

    Shalom a todos. Amado, deseo que seas prosperado en la visión de abrir nuestros ojos a la realidad. Tu enseñanza sigue confirmando mis férreas convicciones de que me voy con Cristo a estar en gloria mientras los apóstatas se queden.Esta convicción hace que diariamente me mantenga en santidad de vida para irme con Él. Sí, Jesús, ven pronto

    • ED dice:

      Es gratificante leer y saber que estos temas están siendo de bendición. Y así será, como hijos de Dios debemos de mantener una fuerte convicción bíblica y sólida para estar preparados para el arrebatamiento. Animo y no bajes la guardia por nada estimado Juan Alberto. Cuando uno quiere vivir en santidad, es cuando más luchas tendremos, pero Cristo dijo:

      Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33.

      Recibo esa Palabra y seas también bendecido así como prospera tu alma. Adelante en Cristo.

  2. María García dice:

    En mi carácter personal me han hecho la misma pregunta varias veces. He observado que las personas llegan a esta conclusión porque no saben diferenciar “los principios de dolores” de la Gran tribulación. Además se le ha enseñado a la gente que la segunda venida de Cristo está dividida en dos partes, arrebatamiento y venida visible y esto es un error. El arrebatamiento es el cumplimiento de la promesa de Cristo de “yo los guardaré de la hora de la prueba que vendrá sobre los moradores de la tierra” y su segunda venida en Gloria donde “todo ojo lo verá” es otra cosa.

    • ED dice:

      Así es hna Maria García, tristemente estamos viviendo una gran confusión respecto a estos temas, y el problema es que hoy en día muchos se han levantado a ofrecer temas escatologicos (eventos del por venir) y lo hacen confundiendo y ofreciendo la visión de lo que ellos comprenden de la profecía. Pero gracias a Dios que habemos un remanente fiel en estos últimos tiempos, para que el Espíritu de Dios obre en los corazones que han de ser salvos.

      Y al igual que tú, creo que la teología debe de separar bien estos eventos para evitar confusiones. Adelante y muchas bendiciones para los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *