Lo que sembraste será multiplicado para ti

Los que sembraron con lágrimas con regocijo segarán… cita una porción bíblica, y todo aquello que has hecho con todo tu corazón para Dios, tendrá una gran recompensa allá arriba en los cielos, pero todos aquellos que han sembrado el mal encontrá de su prójimo, también tendrán que vivir lo que ellos conocen como “la ley de la compensación”, y en este tema quiero aclararte las consecuencias de sembrar para bien y las consecuencias de sembrar para mal.

siembra y cosecha biblia

Cuando siembras el bien cosechas el bien.

Es importante que si conoces de Dios, conozcas un poco este tema, puesto que muchos aún no han comprendido en la actualidad, que existe una ley que se llama “la ley de la compensación” en el mundo, pero ellos no han comprendido que esa ley, no es más que la ley de Dios, cuando se refiere a lo que “siembras tendrás que cosecharlo”, es decir, esta ley es la que rige al mundo globalmente sin excepciones, y Dios la aplica sin límites para toda la humanidad, ya sea que conozcas o no de Dios.

La ley de Dios, es todo aquello que sembramos, y que al final nos será devuelto en creces, y esta ley no solamente aplica para los hijos de Dios, además aplica para el mundo en general; Y por esa razón es que tú ves inclusive a creyentes y a no creyentes que no comprenden porque su situación nunca es favorable para ellos.

Muchas veces vemos a personas que no comprenden porque hay enfermedades en sus hogares, porque el cheque no alcanza para suplir todas las necesidades, porque no hay sanidad física o espiritual, y un sinfín de situaciones que aún ignoran.

Pero es necesario que retrocedas un poco tu vida, y analices que es lo que has venido sembrando en el mundo desde que tienes uso de razón.

La Biblia nos declara sobre lo que el mundo conoce como “la ley de la compensación” lo siguiente:

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Gálatas 6:7-8

La siembra del mal y sus consecuencias

Antes que nada me gustaría aclararte que la siembra que te quiero compartir, es la siembra que se conoce como el bien y el mal, y muchas veces, cuando se siembra para la carne, es decir, cuando se siembra en obras carnales injustas, o inclusive en obras que llevan una mentalidad de dañar al prójimo con injusticia o malicia, todo esto Dios lo toma muy en cuenta, y por esa razón es que tú ves a muchas personas que al sembrar el mal, mediante la envidia, el robo al prójimo, las calumniás al prójimo, la mentira, el falso testimonio etc., todo esto traerá consecuencias graves, y hará que la carne se vuelva corrupta, y verás a muchas personas que nunca su mano será prosperada aunque tú les veas “que viven bien’.

El que siembra para su carne, mediante el mal, estará cosechando para su carne más mal, y si el mundo lograra comprender esta ley de la siembra y la cosecha, te aseguro que viviríamos en total paz, pero cuando el hombre ha sembrado mal, envidia, robo, maldad en su corazón, mientras más siembra esto, se va haciendo más corrupto, hasta que finalmente terminan desviados del plan de Dios para sus vidas, y muchos tras haber corrompido su vida con injusticias sembrando el mal, terminan creyendo que pueden “burlarse de Dios”.

Pero recuerda que la Biblia nos dice: «¡Dios no puede ser burlado!» Y mientras la humanidad no comprenda que al sembrar el mal, hay un Dios que ya les tiene en la mira, muchos seguirán acumulando corrupción para sus cuerpos; pero es aquí en donde aquellos hombres que se arrepientan de sus pecados, es cuando toda esta corrupción de maldad es limpiada mediante el poder de la Sangre de Cristo, siempre y cuando el hombre o mujer reconoce que todo lo que ha estado sembrando es el mal y no el bien.

Pero cuando el hombre va haciendo cada día el mal y va en aumento, podrá acumular muchas riquezas, podrá acumular muchos placeres, podrá acomodar su corazón a la religión que profese en donde Cristo no es el centro de sus vidas, pero mientras los hombres sigan por este camino, estarán condenados a vivir en corrupción total, hasta que su alma se perderá totalmente si no hacen un cambio inmediato en sujetar su carne a Cristo y comenzar a hacer el bien.

Todo el mal que el hombre siembra, traerá consigo el mal a su vida, aunque muchas veces el hombre o mujer ignore esta ley de la compensación que se aplica globalmente a cada persona, y por tal razón nadie debe de olvidar que ¡Dios no podrá ser burlado!

Yo recuerdo que alguien hizo una maldad de robarle a una persona algunas pertenencias, y más tarde esta persona que había robado, también recibió la misma paga, le robaron lo que robó, y le terminaron robando más de lo que había robado, es decir, recibió su justa paga multiplicada, porque desde un principio sembró robo, y finalmente recibió el doble de la paga que sembró.

Y es así como está sucediendo en la actualidad, la humanidad está perdiendo la ética moral, y siembra el mal continuamente, y traigo esto a tema, porque es necesario que el pueblo de Dios comprenda, que la ley de Dios aplica para todo el mundo, y cuando tú eres una hija o hijo de Dios, y alguien probablemente ha levantado su mano contra ti, no olvides que no fue contra ti, más bien Dios traerá su justa cosecha para quienes te han sembrado el mal, y este mal también Dios se los devolverá multiplicado, conociendo que “lo que sembraron cosecharán”.

La siembra del bien y su buena cosecha

La Biblia nos invita a los hijos de Dios a sembrar para el Espíritu, es decir, debemos de dejarnos guiar por el Espíritu de Dios, para que podamos sembrar sobre el mundo el bien. Por supuesto, sembrar el bien no quiere decir que te dejarás manipular por mentirosos que tienen cauterizada la conciencia, no se refiere a eso la Biblia.

A lo que la Biblia se refiere, es a que tú te propongas a hacer el bien, es decir, que mediante la paz que Cristo te ha dado, procures hacerle bien a tu prójimo, para que se cumpla esta escritura en tu vida:

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Gálatas 6:9

Haciendo el bien, tu verás puertas abiertas de bendición para tu vida, aunque pienses que el mundo se está desplomando, toda esa cosecha de bien que le haces a tu familia, a tus vecinos, todo esto trae como consecuencia el que te mantengas alineado con el camino que nos lleva hacia la vida Eterna, a diferencia del hombre que siempre hace el mal, su camino es camino de perdición, pero tu haciendo el bien, ganarás el favor de Dios para tu vida.

La ley de Dios aplica aún dentro del mismo pueblo incredulo y el de Dios, puesto que esta ley rige a todo el mundo, de hecho si aún tú estás ya caminando en los caminos del Señor, y ves con envidia a tu hermano o hermana etc., con ello estarás sembrando tu propio mal, puesto que la Biblia también nos dice:

Sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre. Efesios 6:8

Esta escritura nos enseña que todo el bien que cada uno de nosotros hagamos, “ése mismo bien recibiremos del Señor”, pero debemos de analizar que es aquí en donde el bien que estas sembrando mediante la justicia del Espíritu Santo, te traerá los favores y las misericordias de Dios. Si no haces el bien, es lógico que no recibirás esa paga por parte de Dios.

Por esa razón te invito a que en estos tiempos que estamos viviendo, a pesar que el mundo te vitupere, a pesar que el mundo te haga el mal, siempre recuerda que cuando estamos del lado del gigante, del Poderoso guerrero en batalla, quien su nombre de guerra es Jehová Dios de los ejércitos, a pesar de todo, Él te multiplicará el bien para tu vida, y el bien que sembraste quizás con lágrimas, quizás con luchas, con batallas y pruebas, en este mundo pasajero, es aquí en donde Dios te dice:

Ciertamente *el bien* y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días. Salmos 23:6

Haciendo el bien no solamente la ley de Dios estará de tu lado, además como ya conoces de Cristo y sabes con mejor destreza que el bien es sembrar en tu favor y cosechar en tu favor, tienes entonces garantizada la misericordia de Dios, y sobre todo, al lugar a donde vamos, que son las moradas eternas que están allá arriba en los cielos preparadas por nuestro amado Salvador Jesucristo.

Estas maravillosas moradas nos esperan para morar ¡Por largos días! Es decir, por toda la eternidad. Vale la pena hacer el bien, vale la pena confiar en Dios, vale la pena vivir para el Espíritu y no para la carne.

E.D.

Por esa razón no te canses de hacer el bien, lucha por hacer el bien, para que al final la cosecha del bien que hiciste acá en la tierra, te será recompensada enormemente, y nos llevará a vivir eternamente en la casa de nuestro Padre Eterno, quien habita en el cielo.

Si me preguntas “¿Cómo hago el bien?” Si ya conoces de Cristo, el bien se logra buscando la Santidad, leyendo la Palabra que alimenta tu espíritu, hablándole a los que puedas de Cristo, y sobre todo dejando por un lado las contiendas y las envidias que acarrean el mal para tu vida.

Así que propón en tu corazón a hacer siempre el bien, y no mires atrás, mira hacia el frente, no veas a los que te han dañado sembrándote el mal, puesto que ellos tendrán su justa paga en donde llorarán por lo que sembraron, pero tú que sembraste el bien con lágrimas, recuerda que con alegría cosecharás…

Que Dios te bendiga y que la gracia y la paz de nuestro Salvador Jesucristo reine en tu vida y en tu familia, no desmayes, y nunca olvides que… lo que sembraste lo cosecharás multiplicado.

Categoria: Reflexión

Comentarios (8)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Luis B. dice:

    Dios te bendiga mucho ED,

    Gracias por todos estos años trayendo verdades bíblicas. Pues hay un “mover” de muchas páginas proféticas. Pero esta es de las pocas qué el Espíritu si da testimonio qué son de su inspiración y enseñanza. Así que hacía adelante qué el trabajo en el Señor no es en vano. Dios te bendiga y fortalezca siempre.

    • ED dice:

      De igual manera nuestro Señor Jesucristo bendiga tu vida Luis B y a los tuyos, damos la Gloria a nuestro Padre Eterno, por su Espíritu, y por ser un puente de bendición para tu vida, la siembra no es en vano, lo bueno nos espera allá arriba. Adelante en Cristo

  2. carlos dice:

    Excelente comentario sigamos la palabra de Dios unico camino nadie es perfecto pero eso no quita que sigas el bien lo que siempre he pensado Señor no te olvides de mi bendito seas por los siglos de los siglos amen

    • ED dice:

      Bendiciones, y recuerda que somos más que vencedores mediante Cristo Jesús, y si ya le conoces, recuerda que él nos pastoreará y es él (Cristo) quien conforta nuestra alma. Animo y no desmayes

  3. ARIL DARIO MEDINA dice:

    GLORIA AL SEÑOR POR ESTA PODEROSA PAGINA QUE NOS INFORMA, CAPACITA, FORTALECE Y ANIMA A SEGUIR ADELANTE PARA ESTAR PREPARADOS PARA EL GLORIOSO ENCUENTRO CON NUESTRO AMADO SEÑOR!!! NUESTRAS ORACIONES SIGUEN FIRMES PARA QUE SE RENUEVEN SUS FUERZAS CADA DÍA Y LA ÚNCION DEL ESPÍRITU SANTO LES SIGA DANDO SABIDURIA PARA SEGUIR INSTRUYENDONOS EN SU PALABRA Y VOLUNTAD!!!

    • ED dice:

      La Gloria sea para el Señor. Y esas oraciones por este ministerio son recibidas con gozo apreciado Aril. No desmayes y sigue adelante y que la paz de Cristo sea en tu vida y los tuyos.

  4. FLOR ESTHELA dice:

    Buen Día, muy bonito y aprendí mucho gracias
    Saludos .

    • ED dice:

      Adelante apreciada Flor Esthela, que gozó que fue de edificación está enseñanza. Bendiciones para tu vida y para los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *