Jóvenes vivamos la vida loca

LUG | 1 Comentario

Día con día muchas jovencitas y jovencitos están atados a los deseos de este mundo, la vanidad y la aparente belleza, les lleva a creer que sus días son para vivirlos y gozarlos en bailes, fiestas, drogas, licor, sexo y todo lo que se refiera a ¡Vivir la vida!

¿Somos dueños de nuestros propios cuerpos?

La respuesta es sí, Dios nos ha dado el libre albedrío, para que escojamos que queremos hacer de nuestra vida y él nos ofrece una opción “La puerta angosta” pero hay otro personaje que nos ofrece “La puerta ancha”.

¿Qué puerta te gustaría seguir? Hablemos de la ancha.

La ancha te ofrece, bailes, sexo, drogas, música para gozar la vida y diversión a lo grande con unas buenas botellas de licor o cerveza y un chico o chica guapo(a) para pasar y vivir la mejor noche de la vida.

Pero ya te preguntaste ¿Qué ocurriría si esa noche vienen a pedir tu alma? Si me refiero a tu alma, ¿o es que nadie te ha explicado que hay otro ser dentro de nosotros? Así como un huevo se compone de clara, yema y cáscara, así nuestro cuerpo se compone de tres seres distintos pero juntos forman uno.

Déjame explicarte.

Yo gracias a Dios he tenido la oportunidad de estudiar un poco de música y mira qué curioso ¿sabías que cuando lloras por escuchar esa canción con violines y una letra cargada de sentimentalismo y más si te habla de un ex novio o novia, terminas llorando? ¿Sabes quién está reaccionando allí? Pues bien, nada más y nada menos que tu alma.

Esa es la mejor manera de comprobar que hay otro ser dentro de nosotros, el cual reacciona y es sensible a un mundo espiritual que posiblemente no conoces.

Cuando escuches instrumentos de viento o trompetas sonar en vivo y de pronto se te pone la piel de gallina, allí está reaccionando tú alma a ese sonido.

Entonces si no lo crees, cuando llores una vez más (espero no) al ritmo de una canción sentimental, acuérdate que no es tu carne ni tu cuerpo, es tu alma. (Comprobado en estudios de la música y la reacción del ser humano)

Por lo tanto esa alma un día tendrá que abandonar el cuerpo, dicen que cuando uno muere pierde peso y está comprobado científicamente que el hombre pierde de 18 a 22 gramos cuando muere, y varios científicos dedicaron 20 años para llegar a la conclusión que se trata del peso del alma.

No hay excusas, cuando morimos todo hombre tendrá que abandonar el cuerpo, después hay otra vida, después hay que entregarle cuentas al Dios supremo.

Mucha gente prefiere volverse atea para esconderse de la Biblia, pero tú que estás leyendo este mensaje, no termines viviendo tus días en los placeres de este mundo, porque ellos se acabaran, más si sigues la puerta angosta, tendrás vida eterna.

¿Cuál es la puerta angosta?

En comparación a las drogas las cuales te traen un vació inmenso, la puerta angosta te ofrece llenar ese vació que estas sintiendo ahora mismo, si ese vació que no logras llenarlo con sexo, drogas y licor hoy puedes llenarlo, siguiendo la puerta angosta.
La puerta angosta te ofrece vida eterna, quiere decir que cuando mueras y llegue tu hora, no tendrás que preocuparte más.

La puerta angosta se llama Jesús, el que un día dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 7Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.

Entra ahora y vive la vida loca, pero que esa locura te lleve a amar a Jesús más que a los vicios o deseos carnales, más que a tu propia vida, esta sería la única salvación que podrás encontrar después de la muerte.

Espero que hoy puedas entrar en la puerta angosta que es Cristo, antes que se cierre la puerta de salvación y llegues demasiado tarde.

 

Categoria: Artículos Especiales

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. NA dice:

    Cierto pero lamentablemente la gente no quiere arrepentirse, viven para sus placeres y están tan ciegos que no miden el daño que hacen y que se hacen ya que todo se devuelve tarde o temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *