Días de milagros en Capernaum- Jesús puede sanarte

LUG | | 0 Comentarios

Los milagros que Cristo hizo fueron palpables en varios pueblos y ciudades, la Biblia nos enseña que Cristo no solamente hizo grandes prodigios, además podemos ver que le da la autoridad a todos los que creen en su nombre de realizar milagros.

Cristo puede sanarme

Milagros de Cristo

Vemos a Jesús en Capenaum, en donde manda a callar y reprende a un espíritu inmundo, este inmediatamente salió, aunque los fariseos pensaron que se trataba de una “una doctrina moderna”, pero la realidad era otra, se trata de Cristo haciendo milagros en todas las multitudes, Marcos 1:21-28.

Cristo en casa de suegra de Pedro

Cristo visita la casa de Simón ‘Pedro’.

Jesús había llegado después de retirarse de la sinagoga, entonces se dirigió a visitar la suegra de un hombre llamado Simón (discípulo), en donde ella permanecía con malestares de fiebre (Marcos 1:29-31), cuando Cristo llega solamente bastó que la tomase de la mano, e inmediatamente la mujer fue puesta en pie por el poder y la mano gloriosa de Cristo.

Una día colmado de milagros en Capernaum por Cristo

Las escrituras nos enseñan que fueron llevados a él muchas personas que se encontraban posesionadas por demonios especialmente en Capernaum, pero no solamente libertó a los endemoniados, además sanó a decenas de personas que se encontraban con diversos tipos de enfermedades, pero nunca olvidó que las palabras escritas por inspiración del Espíritu Santo a los profetas del Antiguo Testamento, seguían vigentes, demostrando que la palabra escrita por inspiración divina a hombres como Isaías, sigue estando vigente para todo el que quiera creer (Mateo 8:16-17).

Cristo orando

Cristo da ejemplo de oración en su ministerio.

Mientras Jesús el Cristo hacia milagros, podemos notar que él nunca abandonó la oración (Marcos 1:35-39), siempre se mantuvo en constante oración, porque él estaba dando ejemplo de que por medio de la oración, es que pueden sus hijos mantener el poder que fue otorgado a cada creyente, y a su vez es la fuerza para continuar su tarea mientras predicaba por toda Galilea, es un ejemplo que para algunos es difícil de seguir, pero que de hacerse el creyente mantendrá una comunión más profunda con el Señor para lograr moverse en el poder de los milagros.

Leproso sanado

Leproso corre a Cristo Jesús y es sanado.

Los milagros de Cristo

El poder de Cristo, fue tan grande que llegó a oídos de las multitudes (Mateo 8:1-4), y vemos que muchos de ellos le buscaron al enterarse que había descendido del monte, es allí en donde es limpio un hombre que padecía de lepra, y Cristo le encomienda que vaya a presentar ofrenda ante el sacerdote, demostrando que aquellos que son sanados, deben de presentar siempre su ofrenda de gratitud hacia Dios por el milagro recibido. Pero vemos que estos milagros fueron realizados mientras que Jesús les predicaba a las gentes.

Paralítico  entra por azotea

Un paralítico es metido por la azotea y es curado y perdonado de pecados.

La fe de las personas fue muy clara, lo que nos demuestra que para lograr obtener un milagro por parte de Cristo, hay que tener toda la fe de que él lo hará de una manera maravillosa, tal como fue el caso de un hombre que fue metido por el techo de una casa (Lucas 5:17-26), de esa forma logró llegar a Jesús. Esto podría ser muy simbólico, puesto que muchas veces para obtener un milagro en nuestra vida, vamos a atravesar por diversas dificultades, pero con fe y clamor, llegaremos al centro para obtener ese milagro, y después contribuir a sanar a otros mediante el poder que Cristo ofrece a cada creyente.

¿El diablo te ha engañado haciéndote creer que el tiempo de los milagros ya terminó?

Ten fe, Cristo Jesús sigue siendo el mismo de Ayer de Hoy y por todos los Siglos, Jesús puede sanar cualquier enfermedad, -aun la que parezca imposible para la mente humana-, Jesús puede aún resucitar a los muertos, Jesús puede liberar a las personas atadas y aún a los endemoniados, como también puede limpiar de todos los pecados a toda persona que se acerque a él, pero el requisito indispensable es creerle solamente ha lo que su Palabra dice.

El enemigo salió derrotado en el tiempo que Jesús estuvo en Capernaum, pero ahora los milagros siguen dando testimonio que Cristo Jesús aún vive, y sigue siendo el mismo de todos los tiempos como lo dice su Palabra Hebreos 13:8.

¿Él ha cambiado? No bajo ninguna circunstancia, el que ha cambiado la Palabra de Dios es el hombre, y por lo tanto dice su Palabra (Mateo 24:36) que los cielos podrían pasar o ser destruidos, pero sus palabras siempre permanecerán para siempre, es decir nunca morirán.

Si perdiste la fe, es tiempo de recuperarla, porque Él quiere limpiar y sanar a toda persona que le crea a lo que su Palabra dice.

El tiempo de los milagros sigue tan vivo, como la preciosa sangre de Cristo, que aún es capaz de perdonar pecados y limpiar de toda maldad, aún a la persona más despreciada por la sociedad.

Solamente hay que creer a lo que su poder es capaz de hacer.

La pregunta que Él hace es ¿Crees a lo que soy capaz de hacer?

La escritura de Marcos 9:23 nos dice que para todos aquellos hombres y mujeres que pueden creerle, a lo que su palabra dice, todo les será posible. Si lo crees hoy es el tiempo que estabas esperando para que obtengas un milagro poderoso en tu vida, hoy puedes decirle Cristo saname, y cuando responda no cometas pecado, y busca un lugar en donde puedas servirle con todo tu corazón, hasta verle cara a cara.

Categoria: Artículos Especiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *