¿Qué son las bodas del Cordero?

LUG | | 6 Comentarios

La palabra “bodas del Cordero”, es la que hace la distinción para llamar a la iglesia de Cristo ‘la esposa de Cristo’, y prácticamente todo surgió de una parábola, en donde Cristo intenta explicarle al mundo lo que acontecerá en un futuro no muy distante, cuando se realice una de las bodas más grandes para la cristiandad, y que podrían ya estar preparados los utensilios para que se lleve a cabo las Bodas del Cordero (Cristo).

bodas cordero

Todo preparado para las bodas del Cordero.

Hay varios puntos de vista referente a las Bodas del Cordero, incluso algunos maestros en Biblia han estudiado como es que se realizan las bodas judías, para lograr captar más profundamente la visión que Cristo tiene de la iglesia al llamarle esposa, hay algunos datos interesantes que los judíos realizaban en una boda antigua, y que serán listados brevemente.

  • Antes de darse en casamiento, hay que firmar un contrato (Ketubbah), pero este debe de ser aprobado, tanto por los padres del novio como también de la novia. En pocas palabras los padres se encargaban de todo.
  • El prometido llega a buscar a su esposa pasado un tiempo, pero venía acompañado por otros hombres que le acompañaban en una especie de desfile, para luego tomar a su esposa. La esposa ya debía de estar preparada para recibir al esposo, y por tal razón se le avisaba con tiempo para que el novio no le sorprendiera.
  • Cuando una mujer judía llega virgen no se le puede insultar, y mucho menos maltratar, se le debe de dar su lugar como esposa que se ha guardado para su esposo, y a lo mucho tocar solamente con el petalo de una rosa.

Las bodas del Cordero similar a boda judía

Estos son algunos de los puntos importantes sobre una boda judía (aunque hay más), pero podría decirse que esto es lo que más se asemeja a lo que Cristo veía en su momento cuando habló sobre una parábola muy conocida descrita en Mateo 22, en donde podemos apreciar que el Reino de los cielos, será similar a una boda, de allí parte la idea de que el cuerpo de Cristo lleva como destino final contraer matrimonio con su amado salvador.

Notemos que en la Biblia en muchos pasajes bíblicos, notamos que las esposas llamaban a sus esposos “señor” (Génesis 18:12), como un acto de respeto, al igual que hoy en día el creyente le llama a Cristo ‘su Señor y salvador personal”.

Es interesante que muchas veces digamos palabras con reverencia hacia Cristo, y podemos darnos cuenta de que estamos prácticamente haciendo el papel que Cristo quiere de su pueblo, para que le veamos como nuestro amado esposo. Recordemos que las bodas del Cordero no es que se hable de una consumación carnal entre un hombre y mujer, se está hablando de una reunión espiritual entre el creyente y Dios para firmar un contrato de por vida, en donde nada ni nadie podrá romper el pacto eterno.

Los requisitos para las bodas del Cordero

Así como sucedía en la antigüedad, hoy en día el contrato para ser partícipe de esa maravillosa boda, que se realizará en el cielo (Apocalipsis 19:7), nosotros debemos de firmar un contrato personal con Cristo, y este debe de ser por medio del corazón, cuando reconocemos que Cristo es nuestro Señor, y le abrimos las puertas de nuestra alma para que sea Él quien gobierne nuestro ser, automáticamente estamos firmando nuestro lugar para la boda más grande en la historia de los que serán parte de ella.

Pero recordemos que Cristo menciona que vendrá por su esposa (la iglesia) sin previo aviso, es decir, vendrá a la hora que menos pensemos (1 Tesalonicenses 5:2), pero esto no quiere decir que su esposa este ciega, porque realmente hay una serie de pistas (por llamarles de esa manera a las señales) en donde el esposo Cristo le advierte a su iglesia que vendrá a buscar a las vírgenes sensatas que se prepararon con tiempo y comprendieron los tiempos para recibirle (Mateo 25:6), tal como se muestra en el ejemplo de una boda judía.

Veamos también, que muchas veces la esposa de Cristo es comparada con vírgenes, esto debemos de comprenderlo bajo el lado espiritual y no carnal, ya que no se está hablando de que los participantes de la boda, tendrán que ser vírgenes por naturaleza para ingresar a ella. Cristo se refiere a la pureza de la persona (2 Corintios 11:2), no se refiere tampoco a aquellos hombres y mujeres que no lograron llegar vírgenes al altar. En realidad habla sobre una separación total del pecado, y de seguir los estatutos bíblicos en su Palabra lo mejor posible que se pueda.

Hay un verso muy sencillo pero indispensable en la vida del cristiano (Hebreos 12:14), vemos que habla de la santidad, siendo un requisito fundamental para poder llegar hasta esa maravillosa boda.

La santidad no se refiere a religiosidad, ni tampoco se refiere a portar alas, se refiere simplemente a abandonar aquellas cosas desagradables a Dios, ¿Cómo saber cuáles son esas cosas? Es muy sencillo, si tienes el sello del Espíritu de Dios, cuando le aceptaste en tu corazón, y haces alguna cosa que ante el público puede ser vista como mala, y sientes en tu corazón que algo te dice que está mal (el E.S.), entonces esas son las cosas que no debes de practicar.

Pero si recién aceptaste a Cristo, entonces debes de pedirle en tu corazón que te diga cuales son aquellas cosas que Él quiere que dejes, para poder ingresar a las bodas del Cordero, o un caso más sencillo, simplemente es leer el Nuevo Testamento, en donde tanto Cristo junto a sus apóstoles, nos dan todas las claves y consejos que nos permitirán estar en las bodas del Cordero. El Nuevo Testamento no te tomará mucho tiempo leerlo completo.

La gran cena de las bodas del Cordero

A parte de tener la garantía de ser partícipes de las bodas del Cordero, Cristo nos invita a una cena (Mateo 26:29), en donde será algún tipo de comida que jamás el hombre pudo probar, hay varias posiciones sobre esta cena, algunos creen que se llevará a cabo en el cielo, y otras personas creen que la cena en realidad se realizará en la tierra, para el milenio, pero mientras estas posturas se definen, la Biblia nos muestra que será parte de las bodas del Cordero (Apocalipsis 19:9), en donde fueron invitados millones de personas por medio de aceptar a Cristo, pero muchos de ellos no entendieron el llamado, y por lo tanto fueron echados a un lugar tormentoso por rechazar (Mateo 22:4-5) una invitación maravillosa.

Querido lector, creemos que los tiempos que estamos viviendo, son culminantes, las señales que Cristo nos advirtió están cumplidas, la esposa de Cristo le hace una invitación para preparar sus mejores galas (la santidad) para estar pendientes y con oídos prestos, cuando el esposo descienda por su amada, para llevarle a casa. Las bodas están preparadas (Mateo 22:8) para quienes quieran participar.

Categoria: Misterios Bíblicos

Comentarios (6)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Basilio says:

    Muito bom,obrigado

  2. Maximo PEÑA ZAVALA says:

    Es cuestiOn de estudiar mas la Escritura acerca de TEMA. Recien entonces dar una opinion o comentario valedero. gracias

  3. Armando Flores says:

    Creo que estas confundido y confundes a otros, la unica santidad que nos permite accesar a la prtesencia de Dios es la del Espiritu Santo, que dios mismo pone en nosotros cuando aceptamos a su amado hijo como nuestro salvador, tu y yo y todos los seres humanos no podemos hacer nada para obtener un boleto por nuestros propios meritos, sino por los meritos de El en la cruz. Hoy en dia hay muchas enseñanzas falsas igual que en los tiempos de la primera iglesia en donde acusaban a Pablo de predicar un evangelio falso, por decir que para estar en al cielo con Dios solo basta la fe en El y eso es lo que dicen las escrituras. Y esto se mal interpreta y se dice que esto deja una ventana abierta para el pecado,¿pero que es pecado? Santiago dice que pecado es saber hacer el bien y no hacerlo. Con esto todos los cristianos somos condenados porque no hacemos el bien que se nos ha mandado hacer, estamos muy comodos en las ciudades metropolis y no nos importa si las personas de las montañas se van al infierno, pero por esas imperfecciones fue que murio Cristo y si ponemos nuestra fe en el sin dudar a dios no le quedara de otra que dejarnos pasar a las bodas del cordero. No rechases la invitacion de cristo. recuerda que es por sus meritos, diops les bendiga con vida eterna si confian plenos en su hijo.

  4. ALEJANDRO RODRIGUEZ says:

    Lo espero con mi humanidad a cuestas.

  5. María Elena says:

    Realmente, es así, ya todo está listo falta que suene la trompeta, la cual solo Dios sabe cuando dará la voz de mando, mas será pronto, dichosos los que estemos listos esperándole.

    Dios le bendiga buen comentario.

    • Carlos says:

      Yo amo a Jesús, quisiera estar en esa boda, claro q si pero que debo hacer, yo hago mis plegarias, le pido a Dios en mis oraciones que haga cada día de mi vida como a él le agrade que yo sea, que me libre de toda tentación, siempre estoy agradecido de Dios, siempre trato de estar bien con mis semejantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *