¿Habla la Biblia sobre epidemias?

LUG | | 3 Comentarios

Hay muchas personas preguntándose si en realidad habla la Biblia sobre las epidemias, y muchas veces se ha llegado a creer que estos eventos que suceden son simplemente algo pasajero y que pronto terminarán, tal como ha ocurrido con el reciente brote de Ébola, que está causando en el mundo bastante expectación.

Habla Biblia Epidemias

La Biblia ha registrado epidemias pasadas, presentes y futuras.

La Biblia sí registra durante la historia algunas pestes que han sido enviadas a algunas ciudades, pero hay que destacar que esto ha ocurrido cuando hubo algún fallo por parte de algunos pueblos hacia Dios. Por lo tanto es importante tomar en cuenta que las enfermedades, epidemias o pestes, muchas veces vienen por alguna causa, en el caso de la famosa enfermedad del Ébola, que está en estos momentos siendo una noticia mundial, es importante verificar desde donde está partiendo la enfermedad y sus causas.

Por ejemplo, muchas veces las enfermedades, o el trato de Dios llegan a los pueblos cuando se rebasan límites de inmoralidad, e inclusive se llegan a extremos de imponer leyes propias, dejando por un lado las leyes divinas. Esto podría parecer cruel pero en realidad no lo es. Si seguimos el curso de la historia bíblica, nos damos cuenta de que el mismo hombre ha sido quien ha alterado el curso de la naturaleza. Desde la antigüedad, Adán y Eva fueron responsables de alterar el curso natural del hombre, en ningún momento fue Dios. Por esa razón es que hoy en día, el apartarse de Dios completamente (el pecado), hace que la humanidad este cambiando el curso inclusive del clima y las estaciones del tiempo. ¿Cómo saber que es así? Tras el pecado cometido desde los orígenes del hombre, la mujer tenía dolores de parto leves, luego su desobediencia le ha hecho que estos dolores fueran multiplicados.

El hombre había sido creado para vivir cómodamente en el Edén, y no se esforzaría tanto en buscar su alimento, como lo hace hasta hoy en día, incluso su sustento iban a ser plantas y los frutos de los árboles, pero su pecado le llevó a alterar el curso por el cual fue creado (exaltar solamente a Dios), desde entonces ha tenido que ganarse su sustento con el sudor de su frente. Además su pecado, hizo que el reino animal fuese alterado.

Esto significa una sola cosa, el hombre hace que el curso y su estilo de vida en el mundo sea cambiado, cuando decide apartarse del plan de Dios para su vida. En 1 Samuel 5:9 podemos encontrar que los filisteos se habían apoderado del Arca de Dios, y la habían llevado a un lugar de deshonra, esto causó que Dios enviara un quebrantamiento hacia ese pueblo, por haber tomado algo que no les correspondía. Podemos notar entonces que cuando se quebrantan las leyes de Dios, puede traer consecuencias graves a las tierras.

En 2 Samuel 24:15 podemos ver que David eligió que Dios enviara una peste al pueblo de Israel, esto fue a causa de haber pecado en gran manera contra Jehová (Yahveh), decidió que lo mejor era que una peste tocara al pueblo para así pagar su pecado llevando consecuencias graves a Israel. Esto nos lleva nuevamente a pensar, de que el pecado del hombre activa algo espiritual automáticamente que puede perjudicar el curso del mundo y la naturaleza.

Hay algo interesante que podemos leer en Mateo 24:7, en donde Cristo deja una advertencia, hablando sobre los tiempos finales, sobre la proliferación de pestes en diferentes lugares, esto significa que la humanidad había sido advertida desde el pasado, que en los postreros días las pestes serán algo que se verán para nuestros días, tal como está ocurriendo en estos momentos. Ahora, de acuerdo al curso de la vida, notamos que en efecto, los actos de desobediencia del hombre hacia Dios, son muchas veces las causas principales de desatar este tipo de pestes, y muchas veces el hombre tiende a culpar a Dios, pero si hiciéramos un examen de lo que el mundo está practicando actualmente, podría definir el panorama de una forma sencilla. Casi un 80% de países en la actualidad está aprobando leyes que quebrantan las leyes de Dios, y no se trata de una sola ley, son varias leyes que causan precisamente el desequilibrio en el mundo.

¿Tiene la culpa Dios de esto? No, ¿tiene el hombre la culpa de esto? Sí, porque teniendo evidencias claras y proféticas que nos advierten sobre diversos sucesos por medio de la Palabra de Dios, han decidido hacer caso omiso a las advertencias bíblicas, que muchos sabemos se vienen cumpliendo al pie de la letra.

¿Habla la Biblia de epidemias futuras?

Sí, la Biblia nos relata en el libro de Apocalipsis, que hay varias plagas que llegarán a la tierra, la Biblia es tan exacta, que no solamente registra pestes presentes por medio de la advertencia de Cristo, además vaticina que el futuro estará ligado a las plagas. Recordemos que la Biblia se refiere a enfermedades de la siguiente manera:

Pestes – Que es una enfermedad contagiosa y que puede causar mortandad RAE.

Plagas – Una calamidad que podría afectar a un pueblo, o enfermedad que sobreviene a alguien. RAE

De esa manera sabemos que la Biblia si menciona las pestes o epidemias. En el futuro esto será más cruel aún, y lo podemos leer en Apocalipsis 9:18, y en Apocalipsis 15:1, y vemos que estas ya no son plagas causadas por el pecado del hombre, estas son plagas que el libro describe como juicios directos por parte de Dios, tal como se afirma en Apocalipsis 16:9, entre otros versos; esto es debido a que la tierra estará atravesando un periodo de prueba en donde el hombre dejará por completo las leyes divinas descritas en la Biblia.

Querido lector, es lamentable lo que sucede con este tipo de enfermedades que están golpeando las vidas de muchas personas, pero recuerde algo importante, Cristo es nuestra única esperanza, en la cual nos garantiza que estaremos seguros, no hay otro medio por el cual lograremos estar a salvo, si no es por medio de Cristo en nuestros corazones. Él es por quien nosotros tenemos paz y tranquilidad, y nos da la fuerza aún de interceder por aquellas personas que en estos momentos están atravesando esta difícil situación en algunos países. La Biblia advierte de estos sucesos, pero aquellos que se tomen de la mano de Cristo, su seguridad y salvación están garantizados.

Categoria: Pestes

Comentarios (3)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Ulises dice:

    En estos casos recuerdo la Palabra de Dios referente a Elías, cuando estaba en la cueva, Dios le hizo ver un poderoso viento que rompía los montes y quebrava las peñas delante de Jehova, PERO Jehová NO ESTABA en el viento. Y tras el viento un terremoto PERO Jehová NO ESTABA en el terremoto.
    Y tras el terremoto un fuego, PERO Jehová NO ESTABA en el fuego. Y tras el fuego un SILVIDO APASIBLE Y DELICADO, y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió y se puso a la puerta de la cueva, y Dios le dijo ¿Que haces aqui, Elías?

    ¿Por que hizo Dios esto con Elías?

    El pecado del hombre hace actuar a Dios muchas veces con ira como un poderoso viento que destruye, o ocurre un terremoto, plaga, pestes etc. o su ira se enciende como un fuego, pero quiere Dios actuar así, porsupuesto que ¡NO!, como quisiera El tratar con el hombre delicadamente, apasiblemente? y hablarle desde esa perpectiva? Sr. mío EL PECADO del hombre te obliga actuar de otras formas que no quisieras. Amén amado mío.

  2. Rev Hector Villarreal Wiemann dice:

    El trabajo no es fruto de la maldicion del pecado, Dios puso a Adan en en huerto de Eden para que lo labrase, Genesis 2:15, el trabajo es una bendicion, la maldicion fue que trabajara con esfuerzo y sudar, y que la tierra le diera espinos.

    Una observacion, “grave” de gravedad, se escribe con “v” no con “b” como lo hacen dos veces en este articulo, la excelencia esta tambien en la gramatica. (Mi i-pad no tiene manera de poner acentos)

    • Staff dice:

      Gracias por la observación Rev., son algunos detalles que muchas veces se le han escapado a re-edición, y que han sido corregidos. Además se agregaron algunos párrafos que aclaran de mejor manera el punto sobre el trabajo. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *